Pasar al contenido principal

Introduzca su fecha de nacimiento.

Tengo la edad legal para beber en mi localidad

Al acceder a nuestro sitio web, acepta nuestros Terminos y Condiciones y Política de Privacidad. Si desea obtener información sobre la responsabilidad con el alcohol, visite

Education

Mastering Whisky: Ice or no ice?

E600CA23-A5CF-4F30-BC0F-7E8B830451E0@2x Abr 26 2022 · 5 minutos de lectura

Beber whisky con hielo

Algunos pueden optar por beber su whisky con hielo "on the rocks", y existen diversas razones ventajosas para hacerlo. Tradicionalmente, se pensaba que el whisky escocés se disfrutaba más a temperatura ambiente. Sin embargo, lo que se consideraba temperatura ambiente hace doscientos años es considerablemente inferior a las temperaturas templadas, mantenidas por el termostato, en las que solemos vivir hoy en día. Por tanto, para quienes quieran enfriar su whisky de forma rápida y eficaz, el hielo es un medio sencillo de hacerlo.

Añadir hielo al whisky puede cambiar el perfil de sabor, creando una experiencia diferente a la que se tendría si se bebiera solo. Además, el whisky es conocido por su alto porcentaje de alcohol (normalmente de un 40 % ABV como mínimo) y, cuando se llega al percentil más alto (algunas añadas pueden llegar al 60 % ABV), los vapores del alcohol pueden quemar las papilas gustativas y el olfato. Esto impide distinguir todos los matices del whisky y rebaja la experiencia general. Por último, diluir el whisky con hielo puede hacer que quienes no estén acostumbrados a este fuerte espirituoso lo encuentren más accesible.

 

Cómo añadir hielo al whisky

Si decide añadir hielo a su whisky, hay formas de elevar la experiencia. Principalmente, el tamaño de los cubitos que decida utilizar es esencial, ya que cuanto más pequeños sean, más rápido se derretirán y más se diluirá la bebida. Por tanto, se recomienda añadir uno o dos cubitos cuadrados grandes, o una bola de hielo esférica. Una bola de hielo no tiene bordes ni esquinas más finas, por lo que se derrite más lentamente. Utilice hielo fresco, ya que el menos reciente puede absorber los sabores y olores del congelador con el tiempo. El hielo fresco y transparente garantizará que no aparezcan sabores indeseados en el whisky.

Ice_Baller_Double

Beber whisky solo

En el otro extremo del espectro, optar por beber el whisky solo o sin añadirle nada tiene sus propias ventajas. Principalmente, permite experimentar toda la gama de olores, sabores y sensaciones en el paladar que concibió el fabricante original para el whisky. El whisky tiene muchas etapas de experiencia que revelan diferentes características inherentes a ese espirituoso concreto y algunas de ellas pueden perderse al añadir hielo. Como hemos señalado, el whisky se concibió originalmente para su consumo a temperatura ambiente. Al no añadir hielo se puede controlar la temperatura de la bebida y se garantiza que ninguna dilución impida la degustación. Sea cual sea la forma de consumo habitual, siempre se recomienda probar el whisky antes de decidir si se prefiere solo o con hielo.

 

Beber whisky con agua

Aunque el whisky con hielo es un tema abiertamente controvertido, añadir una pequeña cantidad de agua se considera un punto intermedio. Permite controlar la dilución, lo que puede perderse al añadir hielo, y evita que las papilas gustativas se quemen, un riesgo que puede aparecer al consumir whisky solo. El hielo puede hacer que la bebida se enfríe demasiado, lo que rebaja los sabores en lugar de potenciarlos; sin embargo, añadir agua no tiene este efecto. Además, el agua influye en la composición alcohólica del whisky, liberando nuevos sabores y olores que pueden cambiar por completo la experiencia. El whisky solo suele servirse junto con una pequeña jarra para añadir agua al gusto. Algunas personas utilizan jeringuillas para poder añadir el número exacto de gotas según preferencias.

Whisky_on_The_rocks
Macallan_neat_whisky

Piedras para whisky: la alternativa al hielo

Las piedras para whisky pueden ser una opción interesante y alternativa a beberlo solo, con hielo o agua. Tradicionalmente se elaboran a partir de un tipo de piedra (con frecuencia arenisca) y cuando se conservan en el congelador pueden enfriar bebidas sin riesgo de diluirlas. Un material muy utilizado, la arenisca es lo suficientemente blanda como para tallarla con facilidad. Al mismo tiempo, no es porosa, lo que evita que los sabores indeseados se adhieran a ella. Si se guardan en el congelador, las piedras para whisky son rápidas y cómodas. A diferencia del hielo, no requieren ninguna preparación y se pueden reutilizar fácilmente.

Sin embargo, no enfrían la bebida tan eficazmente como el hielo y, en concreto, la arenisca deja de absorber el calor después de cierto tiempo. Para resolver este problema, se han diseñado piedras metálicas para whisky que contienen un gel líquido en su interior, lo que puede ayudar a enfriar la bebida y mantener la temperatura deseada durante más tiempo.

Neat_whisky_Lifestyle_Photo
two-men-drinking-whisky

¿Con o sin hielo? Es una decisión personal

La decisión de añadir o no hielo probablemente siempre será un tema de debate entre los aficionados al whisky. Todas las formas de degustación tienen ventajas, y el gusto personal debe desempeñar un papel principal en la decisión de añadir o no algo a su single malt. Tanto si bebe whisky solo, con agua como con hielo, al final es una elección individual que se debe basar fundamentalmente en disfrutar de la experiencia.