Dedicación Sin Precedentes

Parte 4: El trayecto a casa de las barricas: desde España hasta Speyside

Cuando cada kilómetro recorrido aporta una sabiduría que merece la pena atesorar

Cada paso del trayecto de fabricación de nuestras barricas se considera un proceso, una decisión tomada para llegar a algo superior. Nuestra finca de 158 hectáreas en Speyside, Escocia, es el destino final para una madera que ha viajado miles de kilómetros. Tras 18 meses de letargo sin prisas repletas de jerez oloroso en las bodegas españolas, las barricas totalmente montadas salen de Jerez para recorrer el largo trayecto hasta Escocia por tierra y por mar.

La finca de The Macallan es el hogar espiritual de la marca. Desde allí hemos atesorado conocimientos y confianza para elegir lo que más importa; hemos pasado siglos refinando e invirtiendo en este arte, utilizando cebada de la mejor calidad y agua procedente de la misma fuente natural. Una vez en la finca, nuestros alambiques inusualmente pequeños crean un espirituoso de nueva fabricación increíblemente rico y espléndido. Este espirituoso se encuentra entonces con la madera que ha viajado miles de kilómetros con este único fin.

Cuando las nuevas barricas llegan a Escocia, se las conoce como barricas «de primer relleno.

Estas son las que más impacto crean en el espirituoso de nueva fabricación, generando el carácter y el color del whisky. Estas barricas podrían volver a utilizarse pero, de ser así, pasarían a llamarse barricas rellenadas. El color y el carácter que suscitan es más sutil que con las de primer relleno, pero ofrecen cierta complejidad en el inventario de existencias en maduración que las hacen perfectas para las maduraciones más largas.

 

Una vez llenadas con nuestro espirituoso recién fabricado, las barricas son enviadas a nuestros almacenes para que maduren y respiren el aire suave y húmedo de Speyside. Nuestro Equipo de degustación en bodega revisa estas barricas para determinar el momento en que el whisky alcanza su profundidad óptima de aromas. Se trata de un proceso continuo de discernimiento y refinamiento que exige una gran paciencia y un enfoque inamovible. Solo cuando alcanza todo su potencial, se podrá seleccionar una barrica.

MADURACIÓN Y ACABADO

Cada fase del trayecto de las barricas es fundamental. Y cada decisión impacta en la siguiente: elegir qué barricas albergarán el recién fabricado espirituoso, cuánto tiempo estará el espirituoso en la barrica y si se combina o no impactará en última instancia en el aroma. Una maduración completa significa que el espirituoso permanece toda su vida en la barrica. Aunque el sazonado que impregnó previamente las barricas es fundamental para el complejo resultado del whisky, este sazonado pierde influencia sobre el espirituoso final con el paso de cierto tiempo. Pasado ese punto, la madera y el espirituoso se convierten en los caracteres más dominantes. Este conocimiento que hemos ido cosechando con el paso de los años influye en la cantidad de tiempo que elegimos para que la barrica repose, y en qué punto alcanza su maduración completa.

The Macallan cuenta con un «equipo de degustación» experimentado que extrae muestras de unas cuantas barricas, las etiqueta cuidadosamente y las entrega en mano en el banco de los creadores de whisky. En ese banco, los creadores de whisky evalúan meticulosamente cada muestra. Analizan su color natural y olfatean los complejos aromas. Una selección increíblemente diversa de muestras de whisky pasa por el banco de los creadores de whisky cada día. La mayoría de estos whiskies se combinan para crear un whisky de The Macallan concreto, aunque algunos revelan un potencial mucho mayor, indicación de algo superior.

Estos whiskies que prometen ser extraordinarios vuelven al almacén para una maduración más larga y profunda, ya que la elección de la duración de la maduración es íntrínseca para el resultado.

El trayecto desde una bellota en la profundidad del bosque hasta las bodegas y la destilería, y posteriormente hasta la desgustación del whisky en su copa, es prolongado. No se puede acelerar ni dar sentado, sino que está repleto de intención y de un enfoque invariable. Al invertir en este viaje en su totalidad, nos aseguramos de que la sabiduría que hemos adquirido y los riesgos y decisiones conscientes que hemos tomado para elegir algo superior puedan percibirse en todos y cada uno de los sorbos de The Macallan.

Registrarse

Entre en el mundo de Macallan

Explorar

Marcas de distinción

Libertad de enfoque con Masters of Photography

Explorar