Datos Curiosos

Entrada en el escenario internacional: The Macallan. La malta.

Cómo el mundo llegó a conocer el single malt de The Macallan

Corría el año 1966. The Macallan, más comúnmente conocido como un whisky para mezclas o ‘aderezos’ en aquella época, tomó la decisión meditada de anunciar al mundo que de ahí en adelante serviría el producto definitivo, un whisky single malt listo para su venta internacional. La popularidad local de The Macallan y la confianza en el valor de nuestro espirituoso fueron los factores que nos convencieron para reservar una parte de nuestro whisky para su maduración en barricas. Fue una decisión que anteponía la paciencia a los beneficios, tomando así las riendas de nuestro propio destino.

Diez años después, y con el whisky envejeciendo sin prisa en las bodegas, por fin llegó la hora de hablarle al mundo sobre el contenido de esas barricas. Así que le encargamos al director artístico David Holmes que crease un folleto en hojas sueltas para enviárselo a los posibles distribuidores.

Con ello lográbamos dos objetivos: presentábamos The Macallan como marca aunque, en realidad, la labor de educar al público era casi igual de importante; nadie sabía qué eran los single malts, no era un concepto que la gente entendiese. Por ello, parte de este folleto explicaba: "déjenos presentarle la idea de los single malts, se trata de esto", y entonces pasaba a hablar de The Macallan
- Allan Shiach, presidente 1979-1996.

Tan característico como el propio The Macallan, el folleto se realizó a mano y David incorporó a Sara Midda, de la prestigiosa Escuela de arte de Saint Martin, en Londres, para que se encargase de las ilustraciones en acuarela. Aquel fue el primer encargo de Sara, que pasó toda una semana explorando la destilería y documentándose sobre las actividades que allí se realizaban. El resultado final fue un folleto que recordaba a los libros mayores de las grandiosas organizaciones victorianas, redactado en hojas individuales de pergamino bellamente decoradas y sujetas unas con otras mediante cordeles resistentes. La calidad se asemejaba a la de los antiguos manuscritos medievales, totalmente escritos a mano y repletos de ilustraciones encantadoras y detalles idiosincráticos. Fue algo que expresó inequívocamente la intencionalidad y la distinción de The Macallan.

Solo se fabricaron un millar de estos preciosos folletos, que se enviaron a mayoristas, distribuidores, clientes importantes y periodistas selectos, quienes lo describieron como «deslumbrante». «Quiero comerlo», fue la reacción de un afortunado destinatario.

David Holmes, Art Director, Illustrator, Artist; 1933 - 2018

«No fue necesario tratar de convencer a The Macallan» - David Holmes

Con una carrera como creativo que abarca seis décadas, Fredrick Cecil David Holmes era un hombre de muchas habilidades, incluyendo las de director creativo, pintor, ilustrador y diseñador. Nació en Chelsea, Londres, y trabajó con The Macallan en nuestras primeras campañas publicitarias. Holmes fue clave para modelar el tono de voz de nuestra marca a escala global, y puso su excepcional talento a trabajar en la creación de anuncios cautivadores, con distinción y estilo.

  • En 1977 se convirtió en Fundador y Director creativo de una exitosa agencia, la Holmes Knight Ritchie, en la que permaneció hasta que pasó a convertirse en TBWA HKR, dejando la empresa en 1992 para dedicarse a diseñar, pintar e ilustrar.
  • Como maestro de la ilustración y de la acuarela color sobre color, trabajó con numerosas marcas, incluyendo Royal Mail, British Airways, Chelsea Flower Show y Bentley Motors.
  • Logró comunicar el mensaje publicitario de The Macallan con una individualidad y autenticidad que le ayudaron a modelar el corazón de nuestra marca.
  • Entre los años 1980 y 1994, Holmes y el redactor Nick Salaman crearon más de 250 anuncios para The Macallan.

The Macallan. La malta.

Junto al crucigrama del periódico The Times apareció un pequeño anuncio. Uno o dos años después apareció el primer anuncio de The Macallan en el diario británico The Times, en concreto en la última página, junto al crucigrama. Se colocó en ese lugar porque los amantes de los crucigramas suelen ser personas inteligentes y peculiares, que como tal apreciarían la naturaleza informativa e idiosincrática de los anuncios. Se puede averiguar mucho sobre una marca por su publicidad. Esta campaña cambió las reglas de la publicidad ya que nunca antes había aparecido algo así en el periódico. Desafiando las nociones del aspecto que deberían tener los anuncios, el formato era insólito, un anuncio en blanco y negro a pequeña escala, bellamente redactado con una prosa precisa e ingeniosa, y con ilustraciones del folleto original. Este anuncio inaugural inspiraría una campaña que continuó durante mucho tiempo con gran éxito. Fue obra del director creativo David Holmes y del redactor Nick Salaman, de la inimitable agencia londinense Holmes Knight Ritchie. La campaña continuó hasta principios de la década de los 90 y ayudó a establecer a The Macallan como marca, así como a reforzar nuestra inconfundible identidad.

El anuncio inaugural era una pequeña nota sobre el nombre "Macallan", que se cree que deriva de un santo llamado San Colum. Verdaderamente único y peculiar, encarnaba el tono que establecimos durante años.

Siempre inteligentes y novedosos, los anuncios solían hablar de una historia diferente a la de The Macallan. Uno de ellos contenía una cita de las Crónicas de Holinshed de finales del siglo XVI, un texto considerado como una de las principales fuentes de inspiración de Shakespeare. Hablando sobre whisky, este anuncio breve y lleno de confianza encarnaba a la perfección el espíritu de The Macallan:

BEYING MODERATELY TAKEN:
it cutteth fleume,
it lighteneth the mind,
it quickeneth the spirits,
it cureth the hydropsie,
it pounceth the stone,
it repelleth the gravel,
it puffeth away ventositie,
it kepyth and preserveth
the eyes from dazelying,
the tongue from lispying,
the teethe from chatterying,
and the throat from rattlying,
the weason from stieflying,
the stomach from womblying,
the harte from swellying;
the belly from wirtching,
the guts from rumblying,
the hands from shivering,
the sinoews from shrinkying,
the veins from crumplying,
the bones from akying,
the marrow from soakying.
And truly it is a sovereign liquor,
if it be orderlie taken.
RAPHAEL HOLINGSHED, 1577


Hace 400 años, el whisky de malta inspiró al hombre que sirvió de inspiración a Shakespeare. Hoy en día, ¿por qué no beber de esta fuente de inspiración mientras hacemos el crucigrama? THE MACALLAN LA MALTA.

Inteligentes, llenos de confianza y con frecuencia retratando el irónico humor británico, estos anuncios fueron los primeros de una campaña que continuó durante muchos años y que fue fundamental en el establecimiento de The Macallan como el inigualable whisky single malt que conocemos en la actualidad.

Registrarse

Entre en el mundo de Macallan

Explorar

Momentos de precisión

De vuelta a nuestras raíces: Macallan the Malt Parte 2

Explorar